LA MEDICIÓN DEL DOLOR CON ESCALA DE INTENSIDAD NUMÉRICA (EIN) NO SE CORRELACIONA CON EL CONSUMO DE MORFINA: POSIBLEMENTE EL NÚMERO DE DEMANDAS Y ENTREGAS DE MORFINA PERMITAN UNA MEJOR CARACTERIZACIÓN DEL DOLOR POSTOPERATORIO

Gustavo Ayares 1 , Felipe Maldonado 2 , Antonello Penna 2 , María Gabriela Álvarez 3

Correspondencia
Filiaciones

Rev. chil. anest. Vol. 43 Suplemento 1 pp. 226-234|doi:
PDF|ePub|RIS


Introducción

Un adecuado manejo del dolor postoperatorio requiere una cuantificación objetiva de su intensidad 1-3 . Sin embargo, el valor de la escala de intensidad numérica (EIN) carece de objetividad. El uso de analgesia controlada por el paciente (PCA) entrega parámetros objetivos que podrían caracterizar mejor el dolor, pero se desconoce si son superiores a la EIN.

Objetivo General

Determinar si las demandas y entregas de morfina registrada en la PCA se correlacionan con la EIN postoperatoria y caracterizar el curso temporal de estas variables en las primeras 24 h.

Material y Métodos

Con la aprobación del comité de ética del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, se obtuvo retrospectivamente la información de 277 pacientes que utilizaron PCA para manejo del dolor postoperatorio e ingresaron a la Unidad de Dolor Agudo entre enero y agosto de 2014. Se calculó el coeficiente de correlación de Pearson para las siguientes variables: número de demandas de morfina, número de entrega de morfina, consumo de morfina (mg·kg-1), EIN dinámico y en reposo referido en la primera visita al día siguiente de la cirugía. Además, se estudió el curso temporal de las demandas y entregas de analgesia registradas en la PCA en un subgrupo de 15 pacientes.

Resultados

Las demandas de PCA se relacionaron significativamente con la entrega de morfina con un coeficiente de correlación de Pearson (CCP) de 0,84. Sin embargo, el EIN en reposo y dinámico no se correlacionaron ni con las demandas de morfina (CCP = 0,19 y 0,18, respectivamente), como tampoco con las entregas de morfina (CCP = 0,27 y 0,29, respectivamente). Además, el consumo de morfina se correlacionó sólo débilmente con el EIN en reposo y dinámico (CCP = 0,33 y 0,35, respectivamente). Finalmente, el gráfico temporal de demandas y entregas durante el primer día muestra claramente que las primeras 8 h fue el periodo en que se demandó y entregó más morfina.

Conclusiones

El dolor referido a las 24 h, ya sea en reposo o dinámico, no cuantifica adecuadamente la intensidad del dolor que el paciente tiene durante el primer día postoperatorio. Además, el EIN no informa acerca del curso temporal de la intensidad del dolor durante el primer día postoperatorio. La cuantificación del curso temporal de las demandas y las entregas pueden ser una manera objetiva para caracterizar el dolor en los distintos tipos de cirugías y, de ese modo, prever un adecuado manejo analgésico de los pacientes.

Referencias

  1. J Pain Symptom Manage 2002; 23: 239-55.
  2. Anesthesiology 2013; 118: 934-44.
  3. Pain 1993; 55: 195-203.

 

Creative Commons License Attribution-NonCommercialRepublish
×

REPUBLISHING TERMS

You may republish this article online or in print under our Creative Commons license. You may not edit or shorten the text, you must attribute the article to Aeon and you must include the author’s name in your republication.

If you have any questions, please email fescuder@hotmail.com

License

Creative Commons License Attribution-NonCommercialCreative Commons Attribution-NonCommercial
LA MEDICIÓN DEL DOLOR CON ESCALA DE INTENSIDAD NUMÉRICA (EIN) NO SE CORRELACIONA CON EL CONSUMO DE MORFINA: POSIBLEMENTE EL NÚMERO DE DEMANDAS Y ENTREGAS DE MORFINA PERMITAN UNA MEJOR CARACTERIZACIÓN DEL DOLOR POSTOPERATORIO