Máscara Laríngea CTrachTM

Ramón Coloma O. 1

Correspondencia
Filiaciones
1 Jefe Departamento de Anestesiología, Clínica Las Condes.

Rev Chil Anest Vol. 38 Núm. 2 pp. 129-134-|doi:
PDF|ePub|RIS


La máscara laríngea CTrachTM, introducida para su uso clínico el año 2005, es un dispositivo utilizado en el manejo de la vía aérea, que permite ventilar e intubar pacientes. Es una variante del modelo FastrachTM (máscara laríngea de intubación), a la que se le agregan dos canales de fibra óptica y un visor removible de cristal líquido (Figura 1). Esto permite observar la laringe desde el extremo distal de la máscara en tiempo real, previa y durante la intubación, pudiendo ver el paso del tubo endotraqueal a través de las cuerdas vocales. Tiene un rol importante en aquellos casos en que la ventilación con mascarilla facial e intubación endotraqueal fracasan. Algunas limitaciones para su uso: apertura bucal menor de 3 cm, presencia de secreciones o sangre en orofaringe, epiglotis caída sobre faringe posterior.

Figura 1 Máscara larínge CTrachTM.

Técnica de inserción

La inserción de la máscara laríngea CTrachTM se realiza de la misma manera que la FastrachTM, es decir, se toma del mango y se introduce con un movimiento rotatorio, desplazándola por el paladar duro, con la cabeza del paciente en posición neutra, ubicándose el operador detrás de él (Figura 2).

Figura 2 Instalación de la Máscara Laríngea CTrachTM.

Una vez instalada, se infla el cuff y se chequea la ventilación, observando la expansión del tórax, curva de capnografía y evaluando el sello de la vía aérea. Si esto no es adecuado, se puede movilizar la máscara para optimizar estos parámetros. Una vez logrado ello, se procede a conectar el visor para identificar las estructuras que se encuentran frente a la máscara laríngea CTrachTM (lengua, epiglotis, glotis, etc.) (Figura 3). En este momento debe descartarse mala visualización o visión borrosa por presencia de secreciones en el extremo distal del sistema óptico o empañado del mismo. Si esto ocurre, se puede aspirar a través del lumen de la máscara; si el problema no se soluciona, se deberá retirar, limpiar y reinstalar.

Figura 3 Chequeo de la posición adecuada de la máscara laríngea CTrachTM frente a las cuerdas vocales.

 

Si no se logra la visualización de las cuerdas vocales, existen varias maniobras que se pueden realizar para localizar adecuadamente la máscara. Entre ellas, destaca la desarrollada por el Dr. Chandy Verghese 1 , descrita para posicionar correctamente la máscara laríngea de intubación (FastrachTM). Esta consta de dos pasos:

  1. Rotación del dispositivo en el plano sagital, usando el mango metálico, hasta que se alcanza la menor resistencia al ventilar con la bolsa (Figura 3-A del artículo “Mascarilla Laríngea de Intubación (FastrachTM)”).

  2. Levantar ligeramente la máscara laríngea CTrachTM, alejándola de la pared posterior de la faringe, usando el mango metálico (Figura 3-B del artículo “Mascarilla Laríngea de Intubación (FastrachTM)”).

Otras maniobras incluyen: manipulación dinámica externa de la laringe, elevación mandibular bimanual, movimientos laterales suaves de la máscara y finalmente, su retiro y reinserción.

Una vez obtenida la visualización de la glotis, se procede a introducir el tubo en la laringe, bajo visión directa (Figura 4). Se infla el cuff y se corrobora nuevamente que la ventilación sea adecuada (curva de capnografía presente).

Figura 4 Introducción del tubo endotraqueal bajo visión directa.

 

Finalmente, se desinfla el cuff de la máscara laríngea CTrachTM y se retira, manteniendo el tubo orotraqueal in situ, utilizando para ello la barra estabilizadora del tubo endotraqueal (Figura 5).

Figura 5 Retiro de la máscara laríngea CTrachTM, manteniendo el tubo orotraqueal in situ.

Evidencia

Diversos estudios han evaluado el funcionamiento y utilidad de la máscara laríngea CTrachTM, llegando a la conclusión de que es un buen dispositivo para el manejo de la vía aérea ya que permite ventilación, visualización e intubación, pudiendo mantener la oxigenación del paciente durante todo este proceso 2 , 3 .

Inicialmente se evaluó su uso en pacientes con vía aérea normal, encontrándose que la posibilidad de ventilar luego de la inserción de la máscara laríngea CTrachTM era de un 100% y la intubación al primer intento era de 96% 2 , 3 . Incluso en aquellos casos en que no se visualizaba la laringe, la intubación a ciegas fue exitosa en el 92,9% de los pacientes 2 .

Luego comenzaron los estudios en pacientes con vía aérea difícil (antecedentes previos o factores predictivos de vía aérea difícil). Se encontró que la máscara laríngea CTrachTM es una buena alternativa para la solución de diversos problemas relacionados con la intubación endotraqueal en esas situaciones 4 , 5 , 6 , 7 . Una revisión de 48 casos en que se utilizó CTrachTM para manejo de vía aérea difícil en pabellón (32 en forma electiva y 16 de rescate), muestra que se pudo ventilar a todos los pacientes. La optimización de la visión glótica se logró en 46 de ellos; 23 en forma inmediata y 23 luego de ajustes de la máscara. Estos fueron intubados a través del dispositivo sin problemas; la intubación no se intentó en los otros 2 (1 obeso mórbido, 1 con retrognatia marcada) 6 .

Una técnica muy usada en pacientes con vía aérea difícil reconocida es la intubación vigil. La máscara laríngea CTrachTM también ha sido utilizada en estas condiciones para lograr la intubación endotraqueal con buenos resultados 5 . Sin embargo, existen algunas opiniones que, independientemente de ello, la CTrachTM no podrá reemplazar a la mascarilla laríngea de intubación con fibrobroncoscopio en todos los pacientes8.

Los primeros 6 casos en que se empleó CTrachTM para resucitación en vía aérea difícil no esperada, incluye 2 de fibrobroncoscopía fallida debido a la presencia de sangre y secreciones que impedían una visión adecuada. Esto hacía presumir que el uso de la máscara podría fracasar. Sin embargo, luego de aspirar la cavidad orofaríngea e insertar la CTrachTM, fue posible visualizar las cuerdas vocales sin problemas 9 . Probablemente el cuff actuó aislando la zona laríngea de la fuente de hemorragia.

La máscara laríngea CTrachTM ha sido utilizada con éxito para manejo preoperatorio de la vía aérea en pacientes con patología de columna cervical, cuya movilización pudiera ser deletérea. En estos casos, se plantea como alternativa a la intubación vigil, que permite la evaluación neurológica luego de intubar y ubicar al paciente en posición quirúrgica antes del comienzo de la cirugía 10 .

La influencia de la estabilización manual en línea sobre la ventilación y visualización de la glotis fue estudiada usando CTrachTM 11 . No se encontraron diferencias significativas entre los grupos con y sin estabilización para estos dos factores. Un trabajo similar comparó la tasa de éxito en la intubación, usando mascarilla laríngea FastrachTM, CTrachTM y laringoscopio McCoy en pacientes con estabilización manual en línea 12 . El 100% de los casos en los que se utilizó CTrachTM y McCoy pudo ser intubado, mientras que sólo el 87% de los pacientes con FastrachTM.

Sin embargo, basados en un estudio anterior 13 , es necesario ser cauteloso con el uso de CtrachTM en pacientes con columna cervical inestable. En cadáveres se ha visto que la presión ejercida sobre las vértebras cervicales superiores, por la mascarilla laríngea de intubación FastrachTM, puede ser importante, ocasionando desplazamiento vertebral posterior, hecho que también podría producirse con la CTrachTM.

Otro de los aspectos en que se ha evaluado el uso de la máscara laríngea CTrachTM es la anestesia e intubación en el paciente obeso. Existe un reporte de manejo exitoso de 3 pacientes obesos utilizando este dispositivo e intubación vigil 14 . La comparación entre intubación traqueal en obeso mórbido con CTrachTM y laringoscopia directa 15 , mostró que se logró intubar con éxito el 100% de los casos, aunque con un aumento en el tiempo para lograr la intubación en el grupo CTrachTM. Esto se debe a la necesidad de realizar maniobras para lograr visualizar adecuadamente la glotis, hecho que se produjo en el 49% de los pacientes. Como compensación, el grupo CTrachTM presentó mejor calidad de oxigenación que el de laringoscopia directa.

Existe el reporte de un caso de aspiración pulmonar de contenido gástrico, durante el intento de intubación traqueal con CTrachTM en un paciente obeso 16 .

Al comparar el tiempo necesario para lograr intubación endotraqueal en maniquíes, con CTrachTM versus mascarilla laríngea de intubación más fibrobroncoscopio 17 , se encontró que el tiempo necesario para lograr el objetivo, era significativamente menor con CTrachTM.

Revisando los comportamientos de las mascarillas laríngeas de intubación (CTrachTM y FastrachTM), en relación al éxito en lograr intubación endotraqueal 18 , se encontró que éste fue de 93,3% en el primer intento con CTrachTM y 67,9% con FastrachTM. Ambos aumentan a 100% y 96,4% respectivamente, considerando 3 intentos.

Independientemente de la visión que se logre luego de la introducción de la máscara CTrachTM, la mayoría de los pacientes puede ser ventilado a través de ella. Se realizó un estudio para evaluar mediante fibrobroncoscopia las causas de esta mala visualización 19 , encontrando que se debía principalmente a caída de la epiglotis, obstrucción por los aritenoides y presencia de secreciones.

En Clínica las Condes nuestra experiencia muestra cifras similares a las de la literatura. Prácticamente el 100% de los pacientes en los que se usa CTrachTM se puede ventilar adecuadamente con este dispositivo. En alrededor del 40% de los casos se logra visualización de la glotis al instalar el visor. Este porcentaje aumenta al 90% con maniobras, pudiendo intubar la totalidad de estos pacientes.

Bibliografía

  1. Ferson D, Rosenblatt W, Johansen M et al. Use of the intubating LMA-FastrachTM in 254 patients with difficult-to-manage airways. Anesthesiology 2001; 95: 1175-81.
  2. Liu E, Goy R, Chen F. The LMA CTrachTM, a new laryngeal mask airway for endotracheal intubation under vision: evaluation in 100 patients. Br J Anaesth 2006; 96: 396-400.
  3. Timmermann A, Russo S, Graf B. Evaluation of the CTrachTM – an intubating LMA with integrated fibreoptic system. Br J Anaesth 2006; 96: 516-21.
  4. Goldman A, Rosenblatt W. Use of the fibreoptic intubating LMA-CTrachTM in two patients with difficult airways. Anaesthesia 2006; 61: 601-3.
  5. López A, Valero R, Pons M, Anglada T. Awake intubation using the LMA-CTrachTM in patients with difficult airways. Anaesthesia 2009; 64: 387-91.
  6. Liu E, Wender R, Goldman A. The LMA CTrachTM in patients with difficult airways. Anesthesiology 2009; 110:941-43.
  7. Bjerkelund C. Use of a new intubating laryngeal mask-CTrachTM in patients with known difficult airways (letter). Acta Anaesthesiol Scand 2005; 50: 388.
  8. Kristensen M. The LMA CTrach for awake intubation combines the features of the LMA Fastrach and the fiberoptic bronchoscope, but cannot replace this combination in all patients (letter). Acta Anaesthesiol Scand 2006; 50: 526.
  9. Goldman A, Rosenblatt W. The LMA CTrachTM in airway resuscitation: six case reports. Anaesthesia 2006; 61: 975-97.
  10. Bilgin H, Yýlmaz C. Awake intubation through the CTrach in the presence of an unstable cervical spine (letter). Anaesthesia 2006; 61: 513.
  11. Ng B, Goy R, Bain J, et al. The impact of manual in.line stabilization on ventilation and visualization of the glottis with the LMA CTrachTM: a randomized crossover trial. Anaesthesia 2009; 64: 894-8.
  12. Bilgin H, Bozkurt M. Tracheal intubation using the ILMA, C-TrachTM or McCoy laryngoscope in patients with simulated cervical spine injury. Anaesthesia 2006; 61: 685-91.
  13. Keller C, Brimacombe J. Pharyngeal mucosal pressures, airway sealing pressures, and fiberoptic position with the intubating versus the standard laryngeal mask airway. Anesthesiology 1999; 90: 1001-6.
  14. Wender R, Goldman A. Awake insertion of the fibreoptic intubating LMA CTrachTM in three morbidly obese patients with potentially difficult airways. Anaesthesia 2007; 62: 948-51.
  15. d’Honneur G, Ndoko S, Yavchitz A, et al. Tracheal intubation of morbidly obese patients: LMA CTrachTM vs direct laryngoscopy. Br J Anaesth 2006; 97: 742-5.
  16. Abdi W, Ndoko S, Amathieu R, d’Honneur G. Evidence of pulmonary aspiration during difficult airway management of a morbidly obese patient with the LMA CTrachTM. Br J Anaesth 2008; 100: 275-7.
  17. Sreevathsa S, Nathan P, John B, et al. Comparison of fibreoptic-guided intubation through ILMA versus intubation through LMA-CTrach. Anaesthesia 2008; 63: 734-7.
  18. Liu E, Goy R, Lim Y, Chen F. Success of tracheal intubation with intubating laryngeal mask airways: A randomized trial of the LMA FastrachTM and LMA CTrachTM. Anesthesiology 2008; 108: 621-6.
  19. Liu E, Goy R, Chen F. An evaluation of poor LMA CTrachTM views with a fibreoptic laryngoscope and the effectiveness of corrective measures. Br J Anaesth 2006; 97: 878-82.
Creative Commons License Attribution-NonCommercialRepublish
×

REPUBLISHING TERMS

You may republish this article online or in print under our Creative Commons license. You may not edit or shorten the text, you must attribute the article to Aeon and you must include the author’s name in your republication.

If you have any questions, please email fescuder@hotmail.com

License

Creative Commons License Attribution-NonCommercialCreative Commons Attribution-NonCommercial
Máscara Laríngea CTrachTM