Tubos endotraqueales con cuff en anestesia pediátrica: ¿aumentan el riesgo de estridor post-extubación? Estudio observacional, cohorte prospectiva

Dagoberto Ojeda 1a , José Manuel Birimisa b , Mariela Agurto 2a , Mariluz Rubio 3a , Patricia Cisternas a

Correspondencia
Filiaciones

Rev Chil Anest Vol. 46 Núm. 2 pp. 60-65|https://10.25237/revchilanestv46n02.03
PDF|ePub|RIS


Do cuffed endotracheal tubes raise post-extubation stridor risk in pediatric anesthesia? A prospective cohort study

Abstract

The traditional pediatric airway model precludes the use of cuffed endotracheal tubes because of concerns regarding subglottic mucosal injury. Cuffed tubes have advantages which together with a change in the pediatric airway paradigm have made the practitioners to consider its use in children. Nevertheless some uneasiness remains about cuff employ in the neonatal population, specially preterms. A study was designed to determine if cuffed tracheal tubes increased the post-extubation stridor risk in children. Methods : Information concerning 535 children under 11 years old undergoing general anesthesia with tracheal intubation was prospectively recollected during a year. The choice of the type of tube was left to the anesthesiologis t in charge. The post-extubation stridor risk was compared with logistic regression between those intubated with and those without cuffed tubes. Results : The post-extubation stridor incidence was 19·1,000 patients-year; Conf. Interval 95% [9-34·1,000]. The cuffed tracheal tubes effect on stridor risk, (adjusting for confounders), was non-significant: OR = 2,2; Conf. Interval 95% [0,2-20]; p = 0,5. Conclusions: The use of cuffed endotracheal tubes did not increase the risk of post-extubation stridor in children.

Resumen

El concepto tradicional de vía aérea pediátrica es incompatible con el uso de tubo traqueales con cuff puesto que el área de menor circunferencia se ubica en la zona subglótica. Sin embargo, los tubos con cuff tienen ventajas, lo que unido a cambios en el paradigma de la vía aérea infantil han impulsado su uso entre los anestesiólogos. Pero aún persisten dudas respecto a su utilización, especialmente en recién nacidos prematuros. El principal objetivo de esta investigación es determinar si el uso de tubos con cuff aumenta la incidencia de estridor post-extubación en la población pediátrica. Materiales y Métodos: Se diseñó un estudio prospectivo observacional que incluyó pacientes menores de 11 años de edad, sometidos a anestesia general que requiriera intubación traqueal y el riesgo de estridor post-extubación fue comparado en pacientes en los que se usaron tubos con y sin cuff. Resultados: Se registró información de 535 pacientes durante 1 año. La incidencia de estridor post-extubación fue de 19 x 1.000 pacientes-año; (Int. Confianza 95%. [9-34 x 1.000]). El análisis controlando por las variables de confusión demostró que el uso de tubo con cuff no influyó en el riesgo de estridor post-extubación (Odds Ratio: 2,2; Intervalo Confianza 95% [0,2 -20]; p = 0,5). Conclusiones: El uso de tubos endotraqueales con cuff no aumentó el riesgo de estridor post-extubación en la población pediátrica estudiada.

Introducción

Hasta fines del siglo XX se pensaba que la vía aérea infantil tenía su menor circunferencia a nivel del cartílago cricoides 1 ,2,3 . Por esta razón, no se recomendaba el uso de tubos con cuff en anestesia pediátrica para así evitar la lesión de la mucosa laríngea, manifestada por un espectro de complicaciones, desde estridor hasta secuelas más complejas 4 ,5,6 . El uso de cuff ofrece múltiples ventajas 7 como un mejor sello y protección de la vía aérea, menor necesidad de cambios de tubos, disminución de la contaminación ambiental por gases anestésicos, medición más exacta del CO2 espirado y de los parámetros ventilatorios. Estos beneficios han impulsado la utilización de tubos con cuff en anestesia pediátrica 7 , sin aumentar los efectos adversos, lo que ha sido demostrado en 2 estudios que aportan evidencia de primera categoría 8 ,9 . Recientemente con el advenimiento de nuevas técnicas diagnósticas 10 ,11 , se ha cuestionado el paradigma clásico, debido a que las imágenes obtenidas en niños sedados y en ventilación espontánea ubican el punto más estrecho de la laringe en la abertura glótica, sin mayores cambios durante el desarrollo posterior 10 .

Pese a lo anterior, aún persiste dudas 12 ,13,14,15,16 respecto a la seguridad del uso de tubos con cuff. Por esta razón, se diseñó un estudio con el objetivo de investigar la incidencia del estridor post-extubación en niños y el efecto del uso de tubos con cuff en la ocurrencia de estridor post-extubación en la población pediátrica.

 

Material y Métodos

El estudio se realizó en la Clínica Dávila, un hospital terciario privado de la Región Metropolitana de Chile, adscrito a la formación de pre y post-grado de la Universidad de Los Andes (incluida una beca de anestesiología). Se trató de un estudio observacional prospectivo tipo cohorte, por lo tanto, no hubo manipulación de los investigadores en la asignación de la intervención ni en la elección del tipo y las drogas utilizadas para la inducción y mantención de la anestesia, ni del tamaño y tipo de tubo endotraqueal, todo lo cual se dejó al criterio del anestesiólogo tratante.

El comité ético-científico de la Clínica Dávila autorizó la realización del estudio sin necesidad de solicitar consentimiento informado.

La recolección de los datos se realizó desde marzo de 2014 hasta marzo de 2015.

Los criterios de inclusión fueron:

– Edad < 11 años 9 .

– Ser sometido a anestesia general con intubación traqueal.

– Cirugía electiva y de urgencia.

El ÚNICO criterio de exclusión fue el no ser extubado al final de la cirugía.

Se escogió la edad menor de 11 años puesto que es el grupo etario en el que tradicionalmente se recomienda evitar el uso de cuff 4 ,9 .

La estrategia P.I.C.O 17 utilizada fue:

Pacientes: Niños menores de 11 años.

Intervención: Uso de tubos endotraqueales con cuff.

Comparación: Niños en los que se usaron tubos endotraqueales sin cuff.

Outcome: Incidencia de estridor post-extubación en expuestos y no expuestos a tubos con cuff.

La intubación traqueal fue realizada tanto por anestesiólogos staff o becados de anestesiología de 2º año de la Universidad de los Andes que realizaban su estadía de anestesia pediátrica.

El estridor fue definido como 18 ,19 el ruido musical, de tonalidad alta, audible sin necesidad de un estetoscopio, preferente pero no exclusivamente inspiratorio.

El diagnóstico de estridor fue realizado por él o los anestesiólogos tratantes y el período de seguimiento correspondió a las 2 horas de estadía postoperatoria en la unidad de recuperación.

Se registraron las variables demográficas habituales como son sexo, edad y todas las variables que a priori se conociera que pudieran haber influenciado el outcome: tipo de inducción, tipo de halogenado, drogas endovenosas, operador de la intubación (becado o staff), vía de la intubación (oral o nasal), uso de dexametasona,tipo de cirugía, etc. Se trató de incluir todas las características de los pacientes, de la anestesia, de los anestesiólogos, de la cirugía, para detectar diferencias entre los niños en que se usó y los que no se usó cuff, que pudieran determinar por tanto un sesgo de confusión en los resultados obtenidos.

El tamaño muestral; 440 pacientes, fue estimado en base al estudio de Weiss 9 , quien reporta una incidencia de estridor post-extubación de 4,8%. Se utilizó un nivel de confianza de 95% y un error muestral ≤ 2%.

Se chequeó si existían diferencias en las variables que caracterizaban a los grupos estudiados. Las variables continuas que no presentaron distribución normal se analizaron con test de Mann-Whitney y las variables categóricas con test de chi-cuadrado o test exacto de Fisher (lo que fue consignado al pié de la Tabla 1).

La medición del riego de ocurrencia de estridor se efectuó con riesgo relativo, diferencia de riesgos y el análisis multivariado ajustando por variables de confusión se realizó con regresión logística para obtener una Medida del Efecto, (Odds Ratio), que causaba el uso de cuff sobre la ocurrencia de estridor. Se consideró como variables de confusión a TODAS las variables que DIFIRIERAN SIGNIFICATIVAMENTE entre los grupos en estudio (niños con uso de cuff y sin cuff), Se consideraron significativos aquellos p-valores < 5% y el software estadístico utilizado fue STATA® 13 .

 

Resultados

Se recolectó información de 535 pacientes. Los tubos endotraqueales utilizados, tanto con y sin cuff fueron de marca Rusch®. En la mayoría de los pacientes,(82%), se usaron tubos con cuff.

Las características de los pacientes que constituían la muestra pueden apreciarse en la Tabla 1, en la que destaca que los niños en que se usó cuff eran de mayor edad, presentaban una mayor proporción de clasificación de riesgo ASA I, eran mayoritariamente operados de cirugía otorrinolaringológica, presentaban una mejor visión laringoscópicas, un menor uso de relajantes musculares, un mayor uso de dexametasona, (puesto que eran operados principalmente de amigdalectomía y/o adenoidectomía). Todas estas diferencias entre los grupos en estudio fueron incorporadas al modelo de regresión para ajustar el efecto del cuff sobre la ocurrencia de estridor.

 

Tabla 1 Características basales de los pacientes

Variable

Sin Cuff

n = 96

Con Cuff

n = 439

p-valor

Edad*

Hombres (%)1

1 (1 d -8 años)

60

4 (55 d- 10 años)

60

< 0,0001

0,9

Clasif. ASA (%)2

1

2

3

4

74

22

4

0

82

17

0,5

0,5

0,009

SBO (%)1

9

11

0,6

IRA reciente(%)1

18

13,5

0,3

Urgencia (%)1

2

3

0,7

Cirugía ORL, cara y cuello (%)1

58

85

< 0,0001

Intubación por Becado (%)1

62,5

60

0,6

Inducción inhalatoria(%)2

93

94

0,6

Sevoflurano (%)2

100

99,5

1,0

Intubación Nasal (%)

31

24

0,1

Cormack-Lehane (%)2

1

2

3

4

72

20

5

3

88

10

1,5

0,5

< 0,0001

Fentanyl µg•kg-1*

3,1 (1-8)

3,1 (0-17)

0,8

Uso de Dexametasona (%)

65

89

< 0,0001

Relaj. Musculares (%)1

21

12,5

0,03

Uso de N2O (%)1

59

68

0,08

Duración cirugía (min)*

40 (5-240)

35 (10-240)

0,1

Posición supina (%)2

97

99

0,3

*Mediana (min.-máx.); Test de Mann-Whitney; 1 Chi-cuadrado; 2 Test exacto de Fisher; d = día(s); SBO = Síndrome bronquial Obstructivo; IRA = Infección Respiratoria Aguda.

La proporción de niños con antecedentes de una infección respiratoria aguda reciente, síndrome bronquial obstructivo, intubación por operadores inexpertos (becados), intubación nasotraqueal, duración de la cirugía y posición del paciente no difirieron entre los grupos en estudio y por tanto no fueron considerados para el análisis multivariado.

La incidencia de estridor fue de 19·1.000 pacientes-año [IC95%: 9; 34·1.000]. El Riesgo Relativo de estridor al usar tubos con cuff, (crudo, sin ajustar por variables de confusión), fue de 0,5 ,(efecto protector) pero sin significación estadística puesto que su intervalo de confianza contenía al 1 o valor de nulidad; [IC 95%:0,1; 1,9] El riesgo de estridor, (crudo), fue menor en tubos con cuff siendo la diferencia de riesgo, (riesgo en expuestos-riesgo en no expuestos):

-0,015 [IC 95%: -0,05; +0,02], tampoco significativa dado que el intervalo de confianza contenía al cero o valor de nulidad.

Todos los pacientes que ingresaron al estudio completaron su seguimiento, no hubo pérdida diferencial de pacientes. El análisis con regresión logística se realizó en 527 pacientes (de un total de 535), por lo tanto, la proporción de datos faltantes fue muy baja, (1,5%). No se realizó estudio de concordancia para verificar el diagnóstico de estridor puesto que este diagnóstico tiene un carácter urgente.

Se ajustó el análisis por todas aquellas características que diferenciaban a los 2 grupos en estudio y que su vez podían influenciar el outcome, (variables de confusión). El resultado del análisis multivariado se observa en la Tabla 2. Puede apreciarse que el uso de cuff no aumentó el riesgo de estridor, (p – valor = 0,5) pero este si fue afectado por la edad: por cada incremento en un año de edad disminuía en un 50% la probabilidad de ocurrencia de estridor. El uso de relajantes musculares y el hecho de ser operado de cirugía otorrinolaringológica fueron también factores de riesgo significativos de estridor post-extubación.

Tabla 2 Resultados regresión logística

Variable

Odds Ratio

Int. Confianza 95%

p-valor

Tubo con cuff

2,2

0,2

20

0,5

Edad

0,5

0,3

0,9

0,009

Clasif. ASA

1

2

> 2

Referencia

1,3

59,5

Referencia

0,3

0,96

Referencia

8,5

3654

Referencia

0,8

0,052

Uso de RM

20

4,0

106

< 0,0001

Cirugía ORL, Cara y Cuello

248

4,0

15440

0,009

Cormack-Lehane

1

2

>2

Referencia

1,6

9,6

Referencia

0,2

0,6

Referencia

11,0

156

Referencia

0,6

0,1

Uso Dexametasona

0,8

0,1

7,0

0,9

 

Discusión

El estridor es un signo que indica inflamación y estrechamiento de la región subglótica de la larínge 20 . Este era el temor que tradicionalmente existía frente al uso de tubos con cuff en anestesia pediátrica, sin embargo en este estudio, el cuff no influenció el riesgo de ocurrencia de estridor post-extubación, lo que es concordante con la evidencia encontrada en la literatura, incluido un reciente metanálisis 8 ,9,21 .

En la mayoría de los pacientes estudiados, (82%), se utilizaron tubos con cuff, esta disparidad en la muestra refleja el hecho de que el 90% de los pacientes eran mayores de 1 año y en los pacientes de menor edad los anestesiólogos prefirieron entonces adherir al paradigma tradicional de utilizar tubos sin cuff.

El cálculo de tamaño muestral para este artículo se basó en el trabajo de Weiss 9 , que es un ensayo clínico con un gran número de pacientes pero que incluyó sólo menores de 5 años. Koka22, reportó una incidencia de 1% de estridor post-intubación traqueal en niños y jóvenes de hasta 17 años. Nuestro estudio incluyó niños de hasta 10 años (por ser esta la edad en que tradicionalmente se sugiere evitar el uso de cuff 9 ), no se encontraron referencias bibliográficas que específicamente cubrieran ese rango etario, por lo cual el tamaño muestral del presente estudio podría ser insuficente, lo que condicionaría un aumento del error tipo II.

Parte de la preocupación respecto a los tubos traqueales pediátricos con cuff radica en que para un mismo diámetro interno, el diámetro externo varía según la marca 23 , en nuestros pacientes sólo se usó una marca comercial de tubos por lo cual esto no constituyó un sesgo.

No sabemos la manera como fue elegido el tamaño del tubo con cuff en los pacientes de este estudio, ni si se utilizó alguna de las fórmula disponibles, (Motoyoma, Khine) 7 , esta elección simplemente se dejó a criterio del anestesiólogo tratante puesto que se trató de un estudio observacional.

No hubo pacientes portadores de malformaciones congénitas como el Pierre-Robin o Treacher-Collins que pudieran haber dificultado el manejo de la vía aérea 24 .

La edad demostró ser un factor de riesgo de estridor post-extubación, una posible explicación de este fenómeno sería que mientras más reducido sea el calibre de la vía aérea, mayor será el impacto de incluso mínimos traumas producidos por la presencia de un tubo, independiente de si es o no con cuff, especialmente en neonatos 14 .

La razón del aumento de la ocurrencia de estridor en los pacientes en que se usaron relajantes musculares es difícil de explicar. Una causa podría ser una asociación con la edad puesto que en los niños más pequeños hubo mayor uso de relajantes musculares.

Los niños operados de cirugía otorrinolaringológica presentaron una mayor ocurrencia de estridor. Estos pacientes constituyeron la mayoría de la muestra, especialmente en el grupo en que se usó cuff. El estridor es una complicación reconocida post amigdalectomía 25 y estos resultados lo confirmarían.

La proporción de uso de Dexametasona fue mayor en el grupo en que se usó cuff pero su utilización no influyó en la ocurrencia de estridor, en concordancia con lo encontrado en una revisión sistemática de Cochran 26 .

No se efectuó medición de la presión del cuff en este estudio, la que se recomienda 16 no debería exceder los 30 cm H2O para así no sobrepasar la presión de perfusión de la mucosa traqueal y disminuir el riesgo de isquemia.

Sería importante tener más y mejor evidencia respecto al uso de tubos con cuff en recién nacidos, especialmente prematuros. Resultaría complejo realizar ensayos clínicos en pacientes de alto riesgo como son los prematuros, por lo que la interrogante respecto al uso de cuff en esta población probablemente persistirá por algún tiempo 14 .

En conclusión; el uso de tubos con cuff en pacientes pediátricos menores de 11 años de edad no aumentó el riesgo de ocurrencia de estridor postoperatorio.

 

Referencias

1. Bayeux. Tubage de larynx dans le croup. Presse Med 1897;20:1.

2. Eckenhoff JE. Some anatomic considerations of the infant larynx influencing endotracheal anesthesia. Anesthesiology 1951 Jul;12(4):401–10. https://doi.org/10.1097/00000542-195107000-00001 PMID:14847223

3. Butz RO Jr. Length and cross-section growth patterns in the human trachea. Pediatrics 1968 Aug;42(2):336–41. PMID:5663740

4. Ashtekar CS, Wardhaugh A. Do cuffed endotracheal tubes increase the risk of airway mucosal injury and post-extubation stridor in children? Arch Dis Child 2005 Nov;90(11):1198–9. https://doi.org/10.1136/adc.2005.077651 PMID:16243883

5. Weber T, Salvi N, Orliaguet G, Wolf A. Cuffed vs non-cuffed endotracheal tubes for pediatric anesthesia [Pro-Con Debate]. Paediatr Anaesth 2009 Jul;19 Suppl 1:46–54. https://doi.org/10.1111/j.1460-9592.2009.02998.x PMID:19572844

6. Taylor C, Subaiya L, Corsino D. Pediatric cuffed endotracheal tubes: an evolution of care. Ochsner J 2011;11(1):52–6. PMID:21603336

7. Bhardwaj N. Pediatric cuffed endotracheal tubes. J Anaesthesiol Clin Pharmacol 2013 Jan;29(1):13–8. https://doi.org/10.4103/0970-9185.105786 PMID:23492803

8. Khine HH, Corddry DH, Kettrick RG, Martin TM, McCloskey JJ, Rose JB et al. Comparison of cuffed and uncuffed endotracheal tubes in young children during general anesthesia. Anesthesiology 1997 Mar;86(3):627–31. https://doi.org/10.1097/00000542-199703000-00015 PMID:9066329

9. Weiss M, Dullenkopf A, Fischer JE, Keller C, Gerber AC; European Paediatric Endotracheal Intubation Study Group. Prospective randomized controlled multi-centre trial of cuffed or uncuffed endotracheal tubes in small children. Br J Anaesth 2009 Dec;103(6):867–73. https://doi.org/10.1093/bja/aep290 PMID:19887533

10. Litman RS, Weissend EE, Shibata D, Westesson PL. Developmental changes of laryngeal dimensions in unparalyzed, sedated children. Anesthesiology 2003 Jan;98(1):41–5. https://doi.org/10.1097/00000542-200301000-00010 PMID:12502977

11. Dalal PG, Murray D, Messner AH, Feng A, McAllister J, Molter D. Pediatric laryngeal dimensions: an age-based analysis. Anesth Analg 2009 May;108(5):1475–9. https://doi.org/10.1213/ane.0b013e31819d1d99 PMID:19372324

12. Wei JL, Bond J. Management and prevention of endotracheal intubation injury in neonates. Curr Opin Otolaryngol Head Neck Surg 2011 Dec;19(6):474–7. https://doi.org/10.1097/MOO.0b013e32834c7b5c PMID:21986802

13. Litman RS, Maxwell LG. Cuffed versus uncuffed endotracheal tubes in pediatric anesthesia: the debate should finally end [editorial]. Anesthesiology 2013 Mar;118(3):500–1. https://doi.org/10.1097/ALN.0b013e318282cc8f PMID:23314108

14. Sathyamoorthy M, Lerman J, Lakshminrusimha S, Feldman D. Inspiratory stridor after tracheal intubation with a MicroCuff® tracheal tube in three young infants [case report]. Anesthesiology 2013 Mar;118(3):748–50. https://doi.org/10.1097/ALN.0b013e318282cc7a PMID:23314107

15. Thomas R, Rao S, Minutillo C. Cuffed endotracheal tubes for neonates and young infants:a comprehensive review. Arch Dis Child  Fetal Neonatal Ed Published online first [cited 2017 april 15]. DOI:https://doi.org/10.1136/archdischild-2015-309240..

16. Tobias JD. Pediatric airway anatomy may not be what we thought: implications for clinical practice and the use of cuffed endotracheal tubes [review]. Paediatr Anaesth 2015 Jan;25(1):9–19. https://doi.org/10.1111/pan.12528 PMID:25243638

17. Centre for Evidence Based Medicine. Disponible en: http://www.cebm.net/

18. Boudewyns A, Claes J, Van de Heyning P. Clinical practice: an approach to stridor in infants and children. Eur J Pediatr 2010 Feb;169(2):135–41. https://doi.org/10.1007/s00431-009-1044-7 PMID:19763619

19. Brown JC. The management of croup. Br Med Bull 2002;61(1):189–202. https://doi.org/10.1093/bmb/61.1.189 PMID:11997306

20. Ida JB, Thompson DM. Pediatric stridor. Otolaryngol Clin North Am 2014 Oct;47(5):795–819. https://doi.org/10.1016/j.otc.2014.06.005 PMID:25213283

21. Shi F, Xiao Y, Xiong W, Zhou Q, Huang X. Cuffed versus uncuffed endotracheal tubes in children: a meta-analysis. J Anesth 2016 Feb;30(1):3–11. https://doi.org/10.1007/s00540-015-2062-4 PMID:26296534

22. Koka BV, Jeon IS, Andre JM, MacKay I, Smith RM. Postintubation croup in children. Anesth Analg 1977 Jul-Aug;56(4):501–5. https://doi.org/10.1213/00000539-197707000-00008 PMID:560135

23. Weiss M, Dullenkopf A, Gysin C, Dillier CM, Gerber AC. Shortcomings of cuffed paediatric tracheal tubes. Br J Anaesth 2004 Jan;92(1):78–88. https://doi.org/10.1093/bja/aeh023 PMID:14665558

24. Rasch DK, Browder F, Barr M, Greer D. Anaesthesia for Treacher Collins and Pierre Robin syndromes: a report of three cases. Can Anaesth Soc J 1986 May;33(3 Pt 1):364–70. https://doi.org/10.1007/BF03010751 PMID:3719438

25. Koç C, Kocaman F, Aygenç E, Özdem C, Cekiç A. The use of preoperative lidocaine to prevent stridor and laryngospasm after tonsillectomy and adenoidectomy. Otolaryngol Head Neck Surg 1998 Jun;118(6):880–2. https://doi.org/10.1016/S0194-5998(98)70290-6 PMID:9627258

26. Khemani RG, Randolph A, Markovitz B. Corticosteroids for the prevention and treatment of post-extubation stridor in neonates, children and adults. Cochrane Database Syst Rev 2009 Jul;(3):CD001000. https://doi.org/10.1002/14651858.CD001000 PMID:19588321

Conflicto de interés declarado:

Ninguno.

 

Creative Commons License Attribution-NonCommercialRepublish
×

REPUBLISHING TERMS

You may republish this article online or in print under our Creative Commons license. You may not edit or shorten the text, you must attribute the article to Aeon and you must include the author’s name in your republication.

If you have any questions, please email fescuder@hotmail.com

License

Creative Commons License Attribution-NonCommercialCreative Commons Attribution-NonCommercial
Tubos endotraqueales con cuff en anestesia pediátrica: ¿aumentan el riesgo de estridor post-extubación? Estudio observacional, cohorte prospectiva