Ultrasonido y anestesia: ¿El estetoscopio de los “Millennials”?

Dagoberto Ojeda D.

Correspondencia
Filiaciones

Rev Chil Anest Vol. 46 Núm. 3 pp. 105-106|https://10.25237/revchilanestv46n03.01
PDF|ePub|RIS


 

La ecocardiografía comenzó a desarrollarse a partir de la década de 1950, producto del esfuerzo conjunto de diversos investigadores suecos, entre los que destacan Edler y Hertz 1 . La tecnología inicial fue la ecocardiografía transtorácica (ETT), que estuvo confinada por un tiempo al área del diagnóstico en cardiología pero con la aparición de la ecocardiografía transesofágica (ETE) en 1980 fue exitosamente incorporada al ámbito de la cirugía cardíaca a fines de la misma década , pues permitía la visualización del corazón sin interferir con el campo quirúrgico 2 . En la actualidad su uso en cirugía cardíaca sería prácticamente mandatorio como es el caso de la cirugía valvular 3,4 . En cirugía no cardiaca el uso intraoperatorio de la ETE no está tan firmemente arraigado pero las recomendaciones de la Asociación Americana de Anestesiólogos (ASA) 5 , sugieren su utilización en toda situación de hipotensión e hipoxemia inexplicada y refractaria o cuando se anticipa que alguna de estas situaciones catastróficas podrían ocurrir como por ejemplo en un trasplante pulmonar.

La necesidad de extender la monitorización hemodinámica al pre y post-operatorio 6 , períodos en los cuales no se podía recurrir a la ETE, hizo volver la mirada nuevamente hacia la ETT. Dado su carácter no invasivo y portátil, ésta comenzó a ser usada por anestesiólogos, intensivistas y médicos de urgencia 7 “al lado de la cama de paciente” 8 . La versatilidad de sus beneficios incluyen: ágil evaluación preoperatoria de pacientes considerados de alto riesgo y sometidos a cirugías de urgencia absoluta o relativa 4 , 9 , en las que no hay tiempo para pedir una evaluación formal por un cardiólogo, determinar si existe neumotórax en un poli-traumatizado 8 y quizás lo m ás importante: en el diagnóstico diferencial y manejo del colapso hemodinámico (“shock”) 10 , 11 . En todas estas situaciones la ETT ofrece la posibilidad de responder certeramente a preguntas e specíficas, enfocadas (“focused”) en el problema, en donde sea que nos encontremos: Pabellón, Unidad de Recuperación, Servicio de Urgencia, UCI, helicóptero de rescate, sin necesariamente trasladar al paciente a una unidad de radiología (de ahí el nombre “ POCUS” “Point-of-Care UltraSound”) 7 , 8 , 12 , 13 y así tomar decisiones 14 que determinaran cambios en la conducta terapéutica en el 16-58% de los pacientes 15 .

La deuda pendiente sería demostrar que estas nuevas aplicaciones de la ultrasonografía tienen un impacto medible en cuanto a mejorar el pronóstico 16 . Este efecto probablemente nunca será calculado puesto que nadie privaría a un paciente en colapso circulatorio de los beneficios que ofrece un método no invasivo con tanta riqueza de información diagnóstica.

Pero la utilidad del ultrasonido en el período perioperatorio no se ha limitado a la ecocardiografía; durante los últimos 20 años ha influenciado la práctica de la anestesia regional 17 y desde hace 10 años es considerado un estándar para la instalación de accesos vasculares 18 .

En este número la Dra. Carolina Cabrera en conjunto con el grupo de expertos de la Asociación de Ecocardiografía e Imagen Cardiovascular de la Sociedad Interamericana de Cardiología (ECOSIAC), presentan las primeras recomendaciones latinoamericanas para el uso de la ecocardiografía perioperatoria 4 , las cuales, como la misma Dra. Cabrera lo expresa, no constituyen una guía institucional sino solo una manera de ordenar el conocimiento que existe hasta la fecha y aplicarlo a nuestra realidad.

El Dr. Luis Azócar también, nos describe estas nuevas aplicaciones del ultrasonido 8 .

Se agradece a ambos el esfuerzo de exponer y organizar los beneficios de esta metodología que llegó primero a la cardio-anestesia pero que actualmente permeó todas las áreas de nuestra especialidad, desde el pre hasta el postoperatorio.

Referencias

1.  Edler I, Lindström K. The history of echocardiography. Ultrasound Med Biol. 2004 Dec;30(12):1565–644.  https://doi.org/10.1016/S0301-5629(99)00056-3   PMID:15617829

2.  Kneeshaw JD. Transoesophageal echocardiography (TOE) in the operating room. Br J Anaesth. 2006 Jul;97(1):77–84.  https://doi.org/10.1093/bja/ael122   PMID:16740605

3.  Klei n AA, Snell A, Nashef SA, Hall RM, Kneeshaw JD, Arrowsmith JE. The impact of intra-operative transoesophageal echocardiography on cardiac surgical practice. Anaesthesia. 2009 Sep;64(9):947–52.  https://doi.org/10.1111/j.1365-2044.2009.05991.x   PMID:19686478

4.  ECOSIAC. (Asociación de Ecocardiografía e Imágen Cardiovascular de la Sociedadinteramericana de cardiología). Grupo de Trabajo en Ecocardiografia Perioperatoria. María Carolina Cabrera S, Iván Iglesias, Mariano Falconi, Rodrigo Hernández V,Salvador Spina, Marcelo Luiz Campos V. Primeras recomendaciones clínicas latinoamericanas para ecocardiografía perioperatoria. Rev Chil Anest. 2017;46:142–52.

5.  American Society of Anesthesiologists and Society of Cardiovascular Anes thesiologists Task Force on Transesophageal Echocardiography. Practice guidelines for perioperative transesophageal echocardiography. An updated report by the American Society of Anesthesiologists and the Society of Cardiovascular Anesthesiologists Task Fo rce on Transesophageal Echocardiography. Anesthesiology. 2010 May;112(5):1084–96.  PMID:20418689

6.  Jørgensen MR, Juhl-Olsen P, Frederiksen CA, Sl oth E. Transthoracic echocardiography in the perioperative setting. Curr Opin Anaesthesiol. 2016 Feb;29(1):46–54.  https://doi.org/10.1097/ACO.000 0000000000271   PMID:26658177

7.  Neskovic AN, Edvardsen T, Galderisi M, Garbi M, Gullace G, Jurcut R et al.; European Association of Cardiovascular Imaging Document Reviewers. Focus cardiac ultrasound: the European Association of Cardiovascular Imaging viewpoint. Eur Heart J Cardiovasc Imaging. 2014 Sep;15(9):956–60.  https://doi.org/10.1093/ehjci/jeu081   PMID:24866902

8.  Azócar L. Uso de ecografía en anestesia: Point of Care Ultrasound (POCUS). Rev Chil Anestesia. 2017;46:153–62.

9.  Canty DJ, Royse CF. Audit of anaesthetist-performed echocardiography on perioperative management decisions for non-cardiac surgery. Br J Anaesth. 2009 Sep;103(3):352–8.  https://doi.org/10.1093/bja/aep165   PMID:19549642

10.  Vincent JL, De Backer D. Circulatory shock. N Engl J M ed. 2013 Oct;369(18):1726–34.  https://doi.org/10.1056/NEJMra1208943   PMID:24171518

11.     Mok KL. Make it SIMPLE: enhanced shock management by focused cardiacultrasound. J Intensive Care. 2016 Aug 15;4:51. doi:  https://doi.org/10.1186/s40560-016-0176-x.. eCollection 2016.

12.  Moore CL, Copel JA. Point-of-care ultrasonography. N Engl J Med. 2011 Feb;364(8):749–57.  https://doi.org/10.1056/NEJMra0909487   PMID:21345104

13.  Peterson D, Arntfield RT. Critical care ultrasonography. Emerg Med Clin North Am. 2014 Nov;32(4):907–26.  https://doi.org/10.1016/j.emc.2014.07.011   PMID:25441042

14.  International Liaison Committee on Focused Cardiac UltraSound (ILC-FoCUS) for the International Conference on Focused Cardiac UltraSound (IC-FoCUS). International Evidence-Based Recommendations for Focused Cardiac Ultrasound. J Am Soc Echocardiogr. 2014;27:683.e1–e33.

15.  Kratz T, Steinfeldt T, Exner M, Dell Orto MC, Timmesfeld N, Kratz C et al. Impact of Focused Intraoperative Transthoracic Echocardiography by Anesthesiologists on Management in Hemodynamically Unstable High-Risk Noncardiac Surgery Patients. J Cardiothorac Vasc Anesth. 2017 Apr;31(2):602–9.  https://doi.org/10.1053/j.jvca.2016.11.002   PMID:28089598

16.  Wetterslev M, Haase N, Johansen RR, Perner A. Predicting fluid responsiveness with transthoracic echocardiography is not yet evidence based. Acta Anaesthesiol Scand. 2013 Jul;57(6):692–7.  https://doi.org/10.1111/aas.12045   PMID:23252861

17.  Marhofer P, Ha rrop-Griffiths W, Kettner SC, Kirchmair L. Fifteen years of ultrasound guidance in regional anaesthesia: part 1. Br J Anaesth. 2010 May;104(5):538–46.  https://doi.or g/10.1093/bja/aeq069   PMID:20364022

18.  Reusz G, Csomos A. The role of ultrasound guidance for vascular access. Curr Opin Anaesthesiol. 2015 Dec;2 8(6):710–6.  PMID:26539789

 

Creative Commons License Attribution-NonCommercialRepublish
×

REPUBLISHING TERMS

You may republish this article online or in print under our Creative Commons license. You may not edit or shorten the text, you must attribute the article to Aeon and you must include the author’s name in your republication.

If you have any questions, please email fescuder@hotmail.com

License

Creative Commons License Attribution-NonCommercialCreative Commons Attribution-NonCommercial
Ultrasonido y anestesia: ¿El estetoscopio de los “Millennials”?